Quienes son estos del PODER de HONOR CIUDADANO?.

Hemos conocido, a través de las Redes Sociales, que hay un grupo de personas que están recogiendo firmas para la creación de un nuevo partido político con nuestro nombre “PODER DE HONOR CIUDADANO”. Al respecto, queremos manifestar que no está, en nuestra esencia, la conformación de ningún tipo de movimiento o partido político. Nosotros SOMOS Y NO SOMOS un movimiento: político, público o privado. ESTAMOS Y NO ESTAMOS en todas partes y en ninguna. SOMOS TODOS Y NADIE. Nuestros VALORES son: SER APARTIDISTAS, caminar por el CAMINO INTERMEDIO en todos los campos del accionar CIUDADANO. El EGO CORRUPTO y CORRUPTOR, a nivel individual y colectivo, es nuestro enemigo oponente y buscamos controlarlo, purificarlo y subordinarlo a nuestras ALMAS. La misión que nos hemos impuesto es: expandirnos al infinito, en el número de miembros. Desde la posición de, OBSERVADORES INDEPENDIENTES, ejercer VIGILANCIA PERMANENTE Y HOLISTICA a todo el SISTEMA NACIONAL de GOBIERNO (político, público y privado) para lograr su HONESTIDAD Y TRANSPARENCIA. Nuestras metas son: la JUSTICIA CIUDADANA, la PAZ SOCIAL y el BIEN COMÚN. En lo material, buscamos sincronizar KARMA COLECTIVO POSITIVO que erradique la pobreza a través de permitir el acceso y posesión, de todos los ecuatorianos, a la ABUNDANCIA MATERIAL proporcionada por NUESTRO DIOS PADRE TODO PODEROSO Y ETERNO, en forma gratuita y equitativa, a todos los seres humanos que hacemos el Ecuador. Para que esto ocurra, trabajamos para sincronizar la implementación de un NUEVO SISTEMA MONETARIO, en el cual las monedas (en cualquiera de sus manifestaciones), este al servicio del Bien Común Ciudadano, en proporción directa a la EXPANSIÓN DE LA ABUNDANCIA MATERIAL que la creamos día a día con nuestro trabajo y dedicación, permitiendo la erradicación de la pobreza. Para que nuestro DECRETO SE CUMPLA lograremos que la BANCA PÚBLICA y PRIVADA este al servicio CIUDADANO para administrar las monedas, llevando su contabilidad y recibiendo por este trabajo la remuneración que sea justa y necesaria. Conforme la SABIDURIA DIVINA siga siendo procesada por nuestra inteligencia colectiva y se materialice en CONOCIMIENTO, iremos incrementando nuestro accionar, sin apegos: al Poder, al Dinero y a la Lujuria; razón por la cual, ratificamos nuevamente, la voluntad colectiva de no ser, en lo material humano y egótico, ningún tipo de organización social sometida a los límites impuestos por el accionar político-público-privado, ya que en esto radica nuestro SUPREMO PODER DIRECTIVO DEL BIEN COMÚN CIUDADANO.